Nuevas tendencias en los consumos alimentarios

Las percepciones, representaciones y valores asociados a los alimentos, su preparación y consumo, se transforman junto con los contextos de vida de los consumidores. Los cambios económicos y técnicos, la importancia que ha ganado la industria alimentaria, la profusión de discursos respecto de la “buena alimentación”, las formas de habitar las grandes ciudades, los flujos globales de personas y alimentos,  entre muchos otros factores, inciden en la emergencia de nuevos patrones de consumo que responden a dichas percepciones, representaciones, valoraciones, y que se ajustan a nuevas necesidades, condicionamientos y preferencias: el interés por productos agro-ecológicos, de proximidad y por el bienestar animal está en aumento, así como también el deseo de formas de consumo más responsables. La necesidad de alimentarse “bien” y en corto tiempo se refleja en el creciente mercado de “comidas para llevar” y al mismo tiempo en prácticas caseras cada día más frecuentes, por ejemplo: el fenómeno “taper”.

Esta línea de investigación busca comprender las tendencias del consumo alimentario a corto, mediano y largo plazo; conocer las percepciones, representaciones y valoraciones de los consumidores y las razones en que se sustentan; y observar las formas en que el mercado intenta satisfacer una demanda en constante transformación.

Palabras clave: Tendencias alimentarias, nuevas demandas, percepciones y representaciones de los consumidores, estrategias de innovación.


Movimientos migratorios y comportamientos alimentarios

Los flujos migratorios inciden fuertemente en la cultura alimentaria de los lugares de acogida, en las prácticas alimentarias de los migrantes y en conformación de los mercados. Junto con las personas se movilizan alimentos y formas de preparación que suelen ser replicadas en los lugares de acogida y, paralelamente, se adoptan productos y recetas hasta entonces ajenas. Las poblaciones locales también entran en contacto con nuevos productos y recetas que pueden incorporar en sus consumos cotidianos o probar fuera de casa. La proliferación de restaurantes étnicos, así como la presencia y consumo de “alimentos étnicos”, son ejemplos de cómo la migración modifica los paisajes alimentarios de una ciudad y crea espacios de encuentro inéditos. Las posibilidades abiertas al consumo de alimentos de “otros” son muy numerosas en ciudades con poblaciones de orígenes diversos y de ahí se derivan algunas de las preguntas que guían esta línea de investigación: ¿cómo se modifican las cocinas locales como consecuencia de las nuevas incorporaciones?; ¿qué tipo de alimentos son más adoptados o más rechazados?; ¿cómo incide la presencia de “otros alimentos” en la percepción de los productos alimentarios de locales y migrantes?; ¿cuáles son  las combinaciones o preparaciones nuevas en el contexto multicultural?, ¿cómo se adapta la alimentación de los migrantes en el nuevo contexto de vida?; ¿qué sentidos cobra la alimentación entre los migrantes?, etc.

Palabras clave: mestizaje alimentario, permanencias y cambios de las prácticas alimentarias, multiculturalismo alimentario, alimentos y productos étnicos.


Cuerpo, alimentación y cultura

Las representaciones del cuerpo son el reflejo de procesos socio-histórico cultural a través de los cuales las sociedades establecen las normas relacionadas con el cuerpo, definiendo lo que es considerado feo o bello, sano o insano, aceptado o rechazado, y los valores asociados a estas normas. Nunca como hoy se había hablado tanto del cuerpo y de la alimentación. El sobrepeso y la obesidad  son preocupaciones constantes dado el aumento significativo de las tasas de prevalencia. Paralelamente, un modelo de belleza asociado a la delgadez es cada vez más valorado y se observa un aumento de los trastornos alimentarios, como por ejemplo la anorexia y la bulimia. En la construcción de las representaciones del cuerpo inciden factores médico-biológicos y socioculturales que hacen necesario un abordaje interdisciplinar para intentar comprender la producción y estabilización de determinadas representaciones. Entre la multitud de dimensiones que determinan el acto alimentario, las representaciones del cuerpo tienen una influencia importante, y la alimentación se vuelve cada vez más una herramienta de control y construcción del “cuerpo ideal” tanto desde un punto de vista médico como sociocultural. Esta línea de investigación propone un análisis e interpretación de las representaciones del cuerpo considerando las diferencias de género, edad, clase social y grupo étnico, y sus implicaciones en los hábitos alimentarios. Igualmente, esta línea busca la comprensión de las dimensiones sociales, culturales y de género relacionadas a la obesidad y a los trastornos alimentarios.

Palabras clave: imagen corporal, trastornos alimentarios, obesidad.


Salud, alimentación y medio ambiente

Esta línea de investigación, de carácter interdisciplinar y de base etnoepidemiológica, está centrada en el análisis de los discursos y las prácticas socioculturales sobre la experiencia corporal de la contaminación humana y de la contaminación interna por CTP (Compuestos Tóxicos Persistentes). El objetivo principal es analizar la percepción social del riesgo y la construcción de la confianza y la desconfianza en el consumo de alimentos percibida por los actores sociales preocupados por la presencia de compuestos químicos. Específicamente se estudian las dimensiones culturales, sociales, ideológicas y económicas de la contaminación interna y sus efectos en la salud.

Palabras clave: salud, alimentación, medio ambiente, cuerpo, contaminación interna.


La alimentación en las diferentes etapas de la vida

En cada fase de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, los seres humanos presentan necesidades nutricionales específica. La alimentación adquiere diferentes funciones a lo largo del crecimiento y desarrollo, así como en el mantenimiento de la salud. A lo largo de este ciclo la dimensión nutricional se modifica así como el contexto social y cultural en el cual se inserta. Las maneras de comer, las preferencias y aversiones alimentarias, las formas de aprovisionamiento, de preparación, de comensalidad son algunos  aspectos que pueden  modificarse con el paso del tiempo.

Esta línea de investigación tiene como objetivo comprender las dimensiones sociales, culturales, económicas y de género que influyen en la alimentación durante la infancia, adolescencia, embarazo, vida adulta y vejez. Algunas de las preguntas que orientan esta línea de investigación son: ¿cuáles son los significados y funciones de la alimentación en cada una de las etapas?, en los primeros años de vida ¿cómo se constituye la alimentación en una forma de socialización primaria?, durante la adolescencia y juventud  ¿cómo la alimentación se convierte en una forma de construcción de la propia identidad e independencia?, con la tercera edad ¿qué nuevas pautas de aprovisionamiento y preparación de los alimentos…? ¿de qué manera incide en el aprovisionamiento y en la preparación de alimentos en la calidad de vida de las personas mayores?

Palabras claves: infancia, adolescencia, vejez, embarazo.

Turismo, patrimonio y inventario alimentario

Restauración colectiva

Historia de la alimentación

Cultura alimentaria y salud

Precariedad, crisis y alimentación

Modernidad alimentaria y maneras de comer diferentes

La alimentación en perspectiva a nivel internacional

Actividades alimentarias, usos del tiempo y género

Seguridad alimentaria, crisis alimentaria y “nuevos alimentos”.